1001 formas de vestir un pañuelo

1001 formas de vestir un pañuelo

Puede que sea por su pequeño tamaño, o quizás porque es un modesto trozo de tela que a menudo relegamos al fondo del armario. El caso es que el pañuelo no tiene la categoría de producto de tendencia que ostentan cada año vestidos y chaquetas. Sin embargo, la moda primavera-verano lo ha elevado a auténtico complemento de moda gracias a su versatilidad. Olvídate de llevarlo únicamente atado al cuello, al modo clásico: las posibilidades son mucho más amplias. Y si, además, consigues algunos hechos con telas artesanales, la exclusividad será todavía mucho mayor. En formato cuadrado, empleando algunos de los patrones de la artesanía india para conseguir un toque étnico o reutilizando incluso, si tienes maña con la costura, las puntillas de algún antiguo mantel para añadírselas a un chal de mayores dimensiones, el pañuelo reivindica su sitio. En lo que a tejidos se refiere, las altas temperaturas invitan a conseguirlos en algodón o lino, textiles frescos que combinan a la perfección cno la ligereza del resto del estilismo. Las posibilidades de combinarlo son tan múltiples como sus tamaños y colores: en fiestas con altísimos tacones, en la calle complementando a unos sencillos pantalones cortos o incluso en la playa, como pareo. Además, si hace un poco de frío en las interminables noches de verano, una pashmina de hilo o seda se convertirá en aliada perfecta. Esta pequeña pieza textil viene pisando con fuerza, y te propongo diferentes formas en las que puedes ponértela para marcar tendencia de temporada:

1. Como cinta en la cabeza: aquí, los tejidos artesanales y los detalles marcan la diferencia. Si quieres que tu cinta sea única, escoge por ejemplo un tejido artesanal llegado de Marruecos, en tonos azules, que aportará un toque marinero a cualquier estilismo, o bien opta por alguno que contenga bordados artesanales si quieres lograr un aire más refinado. Incluso puedes combinarlo con un broche o o una pequeña flor para incrementar la elegancia del resultado final. Si el pañuelo es grande, puedes rematarlo incluso con una gran lazada lateral. Te convertirás en el centro de todas las miradas

2. A modo de pulsera: las bandanas resultan perfectas para colocarse sobre la muñeca, y además, en función de su estilo, se pueden combinar con outfits muy variados. Por ejemplo, una bandana de seda quedará perfecta con un vestido de fiesta si te atreves con la combinación, mientras que otra de lino puede ser perfecta combinada con un minivestido del mismo material. Si te gusta conseguir un toque rockero puedes optar por alguna que incluya tachuelas

3. En el cinturón: es una modalidad que queda especialmente bien con vaqueros, tanto largos como shorts. Una bandana atada a la cintura de los jeans te hará sentirte una auténtica cowboy del 2016. El resultado todavía será mejor si los cortes del pantalón son boyfriend. Hay otra modalidad de llevar un pañuelo en el cinturón especialmente apropiada para las noches en las que refresca: se trata de vestirlo con alguna prenda larga con solapas, de modo que el cinturón lo sujeta y va colocado alrededor de dichas solapas, agarrando todo el conjunto y cerrándolo. Si además llevas un estilismo monocromático puedes optar por algún pañuelo de tejido colorido que cambiará completamente el resultado final

4. Colgado del asa del bolso: puede que nunca te hayas planteado esta posibilidad, pero puedes jugar con un pañuelo de pequeñas dimensiones para aportar un detalle de originalidad a un estilismo sencillo, por ejemplo si escoges un carré de estampado multicolor

5. Como pareo: es una opción perfecta para los meses de verano si deseas ser única cuando vayas a la playa. En este caso, necesitas una pieza de mayores dimensiones que pueda cubrir parte de tu cuerpo. Personalmente, me encantan las propuestas de la artesanía india, porque acostumbran ser grandes y presentar un estampado étnico de lo más original. Juega con el tono de tu bikini o bañador para que la combinación sea todavía más acertada o atrevida

6. En torno al cuello: la opción clásica sigue siendo un imprescindible en la artesanía textil del pañuelo. Puedes llevarlo con una vuelta o con dos, con un nudo pequeño y escondido si quieres un resultado discreto, o con los extremos bien visibles si buscas justo lo contrario... De nuevo, el único límite lo marca tu imaginación. Puede servir para rematar una blusa, con aires rockeros para asistir a un concierto, combinado con el pelo recogido para lograr un efecto lady.... Te costará quedarte solamente con una opción, pues su versatilidad es enorme

7. Cubriendo buena parte de la cabeza: siéntete como una auténtica diva de los años cincuenta con un pañuelo que cubra más de la mitad de la cabeza, atado bajo el mentón. Resulta perfecto para pasar una tarde de picnic en el campo o para sentirte como alguna actriz de Hollywood a lomos de una Scooter. El aire vintage es aquí el auténtico protagonista. Si en cambio eres más sesentera, puedes escoger llevarlo a modo de diadema, anudado atrás y con el pelo recogido

8. Como turbante: si te encantan los viajes seguro que esta opción te traerá reminiscencias de exóticos destinos. Puede que incluso en alguno de tus recorridos por el mundo hayas adquirido, en los telares artesanales de lejanos rincones, alguna tela que te haya llamado especialmente la atención. Pues bien, seguramente con algunas pequeñas modificaciones se puede convertir en un espectacular turbante. La artesanía de la India es de nuevo una de las más recomendables para conseguir este efecto, por sus bonitos tejidos artesanales, pero si quieres un toque todavía más atrevido, las telas batik de Senegal son la opción perfecta, con sus vivos colores y sus llamativos estampados

9. Como solapa: simplemente tienes que dejarlo caer sobre los hombros, para conseguir un resultado informal y original. En este caso deberás buscar pañuelos de cierta longitud, por las propias características de dicha modalidad

10. A modo de corbata: simplemente con anudarlo al cuello y atarlo igual que se haría con una corbata puedes obtener un aire masculino arriesgado y muy singular. Esta última opción que te propongo es perfecta para combinar con trajes sastre o con americanas.

Como ves, la artesanía en tela tiene en el pañuelo una de sus manifestaciones más versátiles. Olvida la idea de que es un accesorio adecuado únicamente para el invierno o para llevar de una determinada y monótona manera: sus posibilidades son múltiples así que, rebusca en tu armario y dale una nueva vida esta temporada.

Foto de portada de Coletivo Mundo, con licencia Creative Commons