La vuelta al arte de la escritura

La vuelta al arte de la escritura

Nos hablan de tablets, de cuadernos, de móviles de pantallas inmensas. Pero frente al exceso tecnológico, la escritura manual es un valor en alza. Será por la magia de la pluma recorriendo el papel o por las ganas de plasmar sentimientos y emociones que se puedan tocar y sentir, pero lo cierto es que todo lo handmade, y también la escritura, están experimentando un inusitado auge.

Pensemos, por ejemplo, en la popularidad de la caligrafía como aprendizaje y hasta como oficio. Una factura genuina, que no tiene nada que envidiar a la de los documentos y novelas del Siglo de Oro, puede encontrarse en talleres en los que la búsqueda de la perfección en cada trazo es la máxima. Se trata de lograr la armonía y la máxima personalización para dar vida a etiquetas e invitaciones, pero también para confeccionar cartas y diarios llenos de alma. El auge de manualidades como el scrapbooking, en las que todo lo hecho a mano está muy presente y una frase bien escrita puede dar un toque especial a cualquier página, también contribuyen al auge de lo caligráfico, que cada vez tiene mayor presencia en las grandes ciudades españolas en forma de talleres, tanto online como presenciales.

Tapas y encuadernaciones que enamoran

Las libretas artesanales también han recuperado mercado. El ejemplo más palmario es la vuelta de la Moleskine, la clásica libreta con cierre de goma y múltiples formatos, que se ha reinventado con sus tapas de cuadernos artesanales ahora llenas de motivos de los tipos más variados, que les ha permitido crear verdaderos cuadernos artesanales personalizados.

La encuadernacion artesanal es un arte que también cuenta cada vez con un mayor número de adeptos. En sus portadas se puede incluir desde tejidos artesanales hasta espejitos o flecos. Aprender cómo hacer cuadernos artesanales no es tarea sencilla: implica combinar conocimientos que tienen mucho de editor con cierta maña de sastre. La encuadernacion artesanal paso a paso, hasta llegar a conocer sus técnicas e instrumentos, es un proceso que puede llevar meses y cuyo conocimiento ha de adquirirse de la mano de especialistas, pero aprender cómo encuadernar artesanalmente sin duda aportará un toque de belleza a nuestra escritura cotidiana.

Los diseños de cuadernos artesanales son sin duda una de sus grandes bazas para recuperar adeptos de la escritura manual: olvídate de aburridas tapas monocromáticas. Aquí se impone la originalidad, y es posible ejemplares que emplean el tejido en sus portadas o que combinan una primera página de lo más sencillo con coloridos interiores. Incluso es posible combinar varias artes en este tipo de libros y cuadernos, por ejemplo añadiendo fotografías en la portada y en los interiores o incluso, en piezas más elaboradas, detalles de escultura y diseño gráfico. El cosido de las páginas puede combinar perfectamente con la decoración de las portadas, y emplear desde el hilo más sencillo hasta coloridas lanas, siempre teñidas a mano. Las posibilidades son casi infinitas y dependen, ante todo, de la creatividad de sus artífices, artesanos convertidos en auténticos artistas.

Exclusividad en tu mano

Puesto que son productos elaborados artesanalmente, nunca encontrarás dos iguales, y precisamente ese carácter único es otro de los elementos que ayuda a explicar la vuelta al arte de la escritura: cada vez somos más conscientes de lo difícil que resulta conseguir productos exclusivos, de ahí que aquellos objetos y actividades que puedan despertar en nosotras la singularidad que llevamos dentro sean muy bienvenidos. Y pocas cosas habrá más singulares que la escritura de cada persona.

Conscientes de que volver al pasado no significa que todo permanezca inmóvil, lo hecho a mano también se ha adaptado a los nuevos tiempos en esto de la escritura: los diarios y cuadernos ecológicos y artesanales reivindican el retorno a una escrita con personalidad que, al mismo tiempo, respete el medio ambiente. Este tipo de productos se elaboran con papel completamente libre de productos químicos, y son, por tanto, cero contaminantes para el entorno. Teniendo en cuenta, además, que suelen emplear los materiales disponibles en el contexto que rodea a sus creadores, resultan piezas enormemente sostenibles, pues no necesitan de cadenas de distribución ni de complicados engranajes para hacer llegar las materias primas a sus respectivos destinos.

Todos estos elementos combinados ponen de manifiesto la hermosura y actualidad del cuaderno artesanal como un bien preciado en tiempos de producción en serie e impersonalidad en los diseños. Frente a propuestas como la de Finlandia, país que ha anunciado que desterrará la escritura a mano de todas sus aulas, se alzan las voces de quienes afirman que aprender a coger un lápiz, a manejar una pluma o a escribir nuestros sentimientos en una preciosa cartulina con trazo firme es un auténtico arte que no debería desaparecer, pues forma parte de nuestra propia esencia como seres humanos. En Dunia Hania no podemos estar más de acuerdo.

Un regalo de Navidad ideal

Ahora que se acercan las Navidades, las libretas hechas a mano son un regalo idóneo para sorprender tanto a los apasionados de la escritura manual como a todos aquellos que aman lo singular y exclusivo. También resultan ideales para los amantes de los viajes, pues cada país tiene su propia manera de producir cuadernos artesanales: desde el colorido de los ejemplares indios hasta los toques indígenas que presentan las libretas elaboradas en Latinoamérica. Muchas de las iniciativas de caligrafía o cuadernos artesanales son obra de jóvenes emprendedores y pequeños colectivos que ponen todo su esfuerzo cuando se trata de crear estos productos, por lo que adquiriéndolos contribuyes, además, a mantener un modo de vida que hunde sus raíces en el pasado más remoto de la humanidad. Difícil sería concebir nuestros recuerdos de infancia sin la carta de aquel amigo en la distancia que nos escribía en vacaciones, o desprovista de las notas que nuestras madres nos dejaban para que nos tomásemos la merienda. O sin ese mensaje del primer amor escrito en un folio que se dejaba bajo el pupitre, a resguardo de miradas indiscretas.

Y ahora, cierra los ojos e imagina el placer de plasmar tus pensamientos o tus vivencias de viaje en cuadernos únicos que quedarán en tu memoria y en tu hogar para la posteridad. ¿A que suena mucho más apetecible que abrir un Word?