Cocinas con sabor a mar

Cocinas con sabor a mar

Ahora que el verano ya nos ha abrazado con su calidez y relax y con largas noches tibias, la cocina se convierte en el núcleo de la casa: allí recibimos a amigos, desayunamos en pareja o compartimos una comida en familia. Así que, si ya has cambiado tu indumentaria para adaptarla a las nuevas temperaturas, ¿por qué no hacer también de tu cocina un espacio veraniego? En Dunia Hania nos encanta el azul, y nuestro logo es buena muestra de ello así que, ¿por qué no introducir también ese color en forma de detalles con intenso sabor a mar? Te presentamos cinco cositas viajeras con las que entrar en tu cocina será todo un placer de verano:

Manteles desde el Atlántico: el azul es uno de los colores favoritos de la artesanía marroquí, y se plasma en manteles que conjugan influencias mediterráneas y atlánticas, las de las grandes masas de agua que rodean el país. Muchos de ellos presentan delicadas rayas que recuerdan a las decoraciones de la vestimenta tradicional de las campesinas del norte, las jeblia. Siempre son textiles realizados en tejidos naturales, en ocasiones con bordados artesanales que incrementan su belleza. Con cualquier manteleria de este tipo, colocada sobre la mesa de tu cocina, conseguirás inmediatamente que todo el espacio adquiera un precioso aire marinero. Si quieres algo más pequeño, los paños de la misma tonalidad son perfectos para ser empleados como salvamanteles durante el desayuno o la merienda. Opta pro el lino o el algodón para que la apariencia de frescura y liviandad sea mayor

Jarras del color del cielo: Bolesławiec es una ciudad polaca famosa por su cerámica artesanal, que lleva produciendo sin apenas cambios desde el siglo VII. Sus jarras son tan hermosas que estarás deseando invitar a amigos para mostrárselas. Acostumbran presentar decoraciones florales, y sus motivos se delinean cuidadosamente a mano con pequeños pinceles. Si bien en origen el marrón dominaba en la mayor parte de las piezas, con el paso del tiempo el azul se ha convertido en uno de los colores fetiche de Bolesławiec. Sus jarras resultan perfectas para servir un delicioso zumo por las mañanas y comenzar el día sintiendo que te encuentras de vacaciones en la misma Polonia

Cuencos en los que desearás desayunar: continuando con el desayuno, nuestros cuencos de flores azules completan el conjunto y combinan a la perfección con las decoraciones vegetales de las jarras de Bolesławiec. En Dunia Hania nos apasionan especialmente los cuencos artesanales de Marruecos, generalmente elaborados por mujeres en antiquísimos hornos subterráneos que jalonan los pueblos y se ubican junto a la carretera. Acostumbran realizarse en barro, posteriormente pintado con mucho mimo para asegurar su conservación tras numerosos usos. Marruecos es un país con una gran tradición cerámica. Las piezas producidas dentro de sus fronteras emplean técnicas ancestrales de fabricación, que en los cuencos se combinan con uno de los motivos decorativos más queridos del arte musulmán, los engarces florales y vegetales, trabajados casi como en una pieza de orfebrería. La belleza de estos cuencos hace que puedan ser usados tanto para servir cereales, frutas o salsas como para decorar. Sus tono azulados te recordarán a los pueblecitos de casas encaladas al borde del mar del norte del país

Salvamanteles de noches orientales: si todavía quieres añadir un toque más exótico a tus desayunos, puedes completar el kit de jarra y cuenco con uno de los salvamenteles del estudio Atelier des Italiens, ubicado en Tánger. Se trata de piezas que crean un auténtico ambiente mágico, fusionando elementos de ensueño entre Oriente y Occidente. El modelo que aquí te presentamos, por ejemplo, remite inmediatamente al ambiente mágico de Las mil y una noches con su fusión de elementos típicamente orientales: la odalisca, las medias lunas, los motivos geométricos de la decoración... A ello se suma un paisaje absolutamente real: la fachada marítima de Asilah, la ciudad denominada "la perla del Atlántico", que sigue generando una profunda fascinación entre quienes la conocen. Las tonalidades azules que dominan en su colorido, además, traerán la belleza de las noches azuladas y estrelladas del desierto directamente a tu cocina

Un bote para guardar la magia del verano: en la cocina a menudo nos encontramos problemas de almacenamiento y buscamos lugares donde dejar la inmensa cantidad de cachivaches que se pueden llegar a juntar. Un bote artesanal de cerámica es la solución perfecta: gracias a su material permite guardar en su interior, en perfecto estado de conservación, unas deliciosas galletas o unos siempre apetecibles frutos secos. Si además escoges este que te proponemos, decorado con motivos bereberes tradicionales en azul, aportarás un toque a la vez étnico y veraniego a cualquier estantería de tu cocina. En su patrón decorativo recoge la tradición de los también denominados amazigh, una serie de pueblos que habitaban el norte de África mucho antes de la llegada de los árabes, y que siguen produciendo piezas enormemente simbólicas y hermosas. Este bote combinará a la perfección con cualquier rincón, aportando la guinda final a la decoración.

Además de estas preciosas cositas viajeras, el toque veraniego y marinero de tu cocina puede verse potenciado si optas por introducir el azul en algún rincón de la pared, en un cuadro o en parte del mobiliario: imagina, por ejemplo, la frescura que pueden aportar unas sillas de intenso color turquesa o el efecto de tu mantel de rayas marineras sobre una mesa en azul intenso. Igualmente, las telas artesanales también consiguen efectos preciosos en forma de cortinas y alfombras. Las posibilidades son múltiples, y se trata de jugar con objetos que nos remitan al mundo del mar, el verano y los viajes, por sus decoraciones y, por supuesto, por sus hermosos azules. Ahora que julio está en pleno apogeo y que nos apetece reunir a familia y amigos para disfrutar del buen tiempo, es importante que la cocina comparta con el resto de la casa y contigo misma esas ganas de veladas hasta el atardecer, regadas por un buen vino y por una mejor conversación.

Foto de portada de Stebbing House Desing