¿Verdadero o falso? Aprende a reconocer un bolso de cuero artesanal

¿Verdadero o falso? Aprende a reconocer un bolso de cuero artesanal

Recorrer zocos y mercados en busca de productos cien por cien artesanales resulta una experiencia inolvidable, que no debería faltar en cualquier viaje que realices, pues sin duda lo enriquecerá notablemente. Los bolsos de tela y la artesanía en cuero te ofrecen, de hecho, un auténtico viaje por el mundo gracias a sus materiales y detalles: no en todos los países del mundo se emplean los mismos tejidos, al igual que dependiendo de donde proceda identificaremos motivos decorativos muy variados. Nada tienen que ver los productos artesanales de Ucrania con los de Namibia, ni los de Marruecos con los de Latinoamérica, y justamente en esa especificidad radica buena parte de su atractivo.

Pero en muchas ocasiones, cuando llega la hora de decantarnos por un artículo hecho a mano, nos surge la duda sobre la calidad y la veracidad de lo que estamos comprando. En ciertos productos esta tarea resulta especialmente compleja, pues para el cliente medio, distinguir entre lo que es verdaderamente un producto artesano, realizado con esmero y mimo por un creador singular, y lo que ha sido producido en serie con apariencia de handmade puede llegar a resultar ciertamente complicado. Así sucede en el caso de los bolsos de cuero, entre los que en numerosas ocasiones se cuelan piezas producidas en serie que en ocasiones te puede ser difícil distinguir de las auténticas, pero que sin embargo se venden como tales. En mitad de un mercado de un país del que quizás desconozcas hasta el idioma puede ser realmente complejo mantener una conversación con los artesanos o con los vendedores que te permita comprobar si verdaderamente estás ante bolsos de cuero artesanales o ante productos importados de China o simplemente, copias baratas de los reales. Los precios serán notablemente diferentes en uno y otro caso, y se trata de asegurar que has realizado una compra de genuina artesanía de cuero y que no te han estafado simplemente por ser turista. Por ello, hoy quiero presentarte un post que aclará todas tus dudas y te permitirá diferenciar, de una vez por todas, un bolso de cuero artesanal de otro que no lo es. Tus sentidos juegan un papel fundamental en todo el proceso, pues todo lo hecho a mano tiene mucho de tocar, ver y hasta oler. Atenta, toma nota porque aquí tienes varios consejos para responder a la pregunta fundamental: ¿verdadero o falso?

1. El tacto que te conecta con la naturaleza: tanto a la hora de hacer bolsos de tela como cuando se trabaja la piel, el artesano da forma a materiales extraídos del entorno natural, a menudo del medio ambiente que le rodea. La artesanía en cuero transmite calidez cuando la tocamos. Puede parecer de entrada una precisión muy sutil y difícil de apreciar, pero, por contraste, los bolsos de cuero marroquí, indio o mexicano que resultan fríos al tacto indican que su material no es de origen natural. El tacto es, de hecho, uno de los sentidos que más pueden ayudarte para la diferenciación entre una pieza auténtica y otra falsa. Fíjate en cómo queda la superficie de tu bandolera o mochila en el momento en que presionas dicha superficie con los dedos: en el caso de los bolsos artesanales de cuero se podrán notar unas pequeñas arrugas que desaparecen rápidamente de manera natural, algo que no ocurre con los materiales sintéticos, sobre los que es imposible dejar marca, puesto que resultan mucho más duros y rígidos. Además, la piel auténtica reacciona al roce con las uñas: si rascamos los bolsos de cuero hechos a mano se desprenderán pequeñas partículas, a las que se denominan "flor de la piel", algo que evidentemente no sucede si estamos ante un bolso de fabricación industrial. Piensa que lo mismo pasaría con tu propia dermis, que se corta, rasga y arruga, que está plagada de las imperfecciones de la vida: así debería ser también el material de tu bolso

2. La vista como guía: además de tocar las mochilas de cuero, bolsos cruzados o cualquier otra tipología de bolsos de cuero artesanos que quieras testar, también debes ojearlos con atención, pues probablemente la vista es la guía más directa que tienes para orientarte. Si te es posible, da la vuelta a la piel y fíjate si presenta gamuza o pelusillas en el dorso, pues son un indicador de que dicho cuero es natural. Eso sí, ten en cuenta el hecho de que hay bolsos para mujer forrados en su interior, y eso no significa que no sean auténticos, pues se trata de que combines esa característica con todas las que te estoy comentando hasta el momento. De hecho, un bolso de piel puede mezclarse con todo tipo de tejidos y telas artesanales, que lejos de restarle autenticidad, todavía incrementan más su carácter handmade, puesto que ambos tipos de materiales han sido elaborados completamente a mano y son un ejemplo de notable combinación de creatividades. En todo caso, la existencia de pelusillas en el dorso sí indica, casi con toda seguridad, que el bolso cruzado o las mochilas de piel que tienes en tu mano son auténticamente artesanos

3. La irregularidad como marca de autenticidad: en un mundo como el actual, en el que lo fabricado en serie se ha convertido en la norma, a menudo se contempla la irregularidad como un defecto: queremos encontrar piezas sin un solo rasguño, perfectamente empaquetadas y cortadas en líneas absolutamente rectas. Sin embargo, en los bolsos hechos a mano, la irregularidad sutil se convierte en una virtud. Y es que si encuentras bolsos de mano o cualquier otro tipo de supuesta artesanía en cuero con una superficie absolutamente lisa, desconfía: se trata de pieles animales que, por tanto, deben presentar irregularidades debido a la naturaleza de la propia piel. Estate segura de que no existe una mochila de piel artesanal perfecta, sino que siempre va a presentar a la vista pequeñas imperfecciones que denotan que es el resultado de un proceso laborioso, a veces imperfecto, como lo es el propio ser humano, y como lo es también el propio material de partida, la piel que crece en un ser vivo. Hay artesanía en cuero en la que incluso es posible observar los poros de la piel, algo imposible de detectar, lógicamente, en un bolso de mano o una mochila sintética. Y otro consejo para diferenciar lo verdadero de lo falso: en los bolsos de cuero auténticos las pequeñas manchas se suelen quitar de una forma muy sencilla, lo que no acontece si lo que nos venden es artesanía de cuero sintético. De nuevo, la vista se convertirá en tu sentido fundamental a la hora de distinguir lo verdadero de lo falso

4. Colores, precios y tamaños inusuales: no te fíes si encuentras una mochila de cuero de cabra de tamaño gigante o bolsos vintage de camello por cinco euros. Aquí se trata de que emplees el sentido común: si te dicen que un bolso enorme de viaje ha sido elaborado en piel de cordero tienes que percatarte de que por las propias dimensiones del animal es imposible. Lo mismo sucederá si, en una tienda de Noruega, te indican que el accesorio que deseas comprar es de piel de camello, pues evidentemente no se crían esos animales tan al norte. Tampoco pienses que en el caso de los bolsos artesanales vas a conseguir encontrar gangas: por su laborioso proceso de elaboración, que requiere un buen número de horas e incluso días y unas dosis notables de minuciosidad, son piezas de enorme valor, también a nivel monetario. Fíjate también en el cromatismo a la hora de comprar bandoleras, clutchs o mochilas de cuero: aquellos que tienen colores muy artificiales, desde el flúor hasta los excesivamente intensos, suelen ser falsos. La piel en su color natural, no tratada, suele ser indicio, en principio, de autenticidad, al igual que los teñidos que se han obtenido a partir de elementos propios de la naturaleza, de su vegetación y de sus frutas. Imposible encontrar, por ejemplo, bolsos de Marruecos amarillo flúor, pero sí hallarás una enorme variedad cromática conseguida a través de métodos completamente naturales, por ejemplo mediante el teñido en las tenerías gigantes que se encuentran en ciudades como Fez. Teniendo en cuenta que son tonalidades que proceden en su mayoría de raíces, arbustos y animales, piensa si los has visto a tu alrededor en el país que estás visitando. El hecho de que todo el tintado de los bolsos de cuero o de tela artesanales se realice con elementos complemente naturales sin duda reduce las posiblidades cromáticas, por lo que, desconfía de aquellas tonalidades extravagantes que resulta evidente que no han podido obtenerse a partir de ninguna planta o animal. Ganarás en naturalidad

5. La importancia del detalle: que un bolso sea artesanal y, por tanto, hasta cierto punto irregular, no implica que esté poco cuidado. Al contrario: a la hora de comprar mochilas de cuero, clutchs o bandoleras presta especial atención a la calidad de las costuras o a la piel del asa, que después de unas cuentas semanas, deberá ir adquiriendo progresivamente una sutil apariencia avejentada. Un producto realizado a mano por auténticos artesanos siempre es un producto cuidado, puesto que la persona que lo ha creado lleva años especializándose en su creación y, además, es con toda seguridad heredero de una tradición artesana que durante siglos o hasta milenios ha refinado los cosidos y técnicas para crear un resultado perfecto. Precisamente la calidad es una de las características que distingue a los productos handmade de los fabricados en serie, que no presentan ningún tipo de personalidad y que a menudo se preocupan más por la cantidad de unidades que por su detallismo. Y por supuesto, si aprecias elementos de plástico en correas, asas o cierres e incluso en la bolsa en la que viene empaquetado, ten por seguro que te están vendiendo un accesorio sintético, pues este material no se emplea en ninguna creación artesanal

6. Mejorando con el tiempo, como el buen vino: los bolsos de cuero se embellecen con el uso y moldean su forma original en función del destino que le demos a cada uno de ellos y del tipo de objetos que cada mujer incluya en su interior. Son una genuina segunda piel, que transmite sensaciones como las de la propia vida, imperfecta y, al tiempo, profundamente hermosa. Desconfía si te han vendido una mochila o bolso supuestamente artesanal que sigue invariable y con la misma dureza que cuando lo compraste conforme pasa el tiempo: eso jamás sucedería en el caso de un accesorio de piel genuina

7. El lugar donde lo compras, un referente fundamental: intenta, siempre que te sea posible, adquirir tu bolso en un lugar que te ofrezca garantías de producción artesana. Puedes ir, por ejemplo, directamente al taller de quien trabaja el cuero, a una cooperativa de artesanado, a un bazar que durante siglos ha adquirido prestigio por la calidad de sus productos... Todos ellos son lugares en los que tendrás la certeza de comprar piel genuina. En el caso de las tiendas online, que son una opción perfecta para comprar artesanía sin necesidad de tener que viajar, opta por aquellas que, como Dunia Hania, te ofrecen un certificado de autenticidad en el que figure el origen del producto, su técnica de fabricación y hasta el nombre del artesano. Es la mejor manera de conocer el proceso creativo de cada producto y de "poner cara" a sus productores.

Y, como en casi todo en esta vida, la experiencia es un grado. Además de aplicar estos consejos que te he dado en el post de hoy, la mejor manera de distinguir de un vistazo un bolso de cuero auténtico de otro que no lo es es haber visto, tocado y hasta olido muchos. Si tienes la posibilidad, párate a hablar un ratito con los artesanos que los producen. Seguro que están encantados de contarte cómo lo hacen y darte claves muy valiosas para que tu compra siempre sea un éxito.